Los bébes que escuchan música reconocen mejor el lenguaje